Huertos urbanos: recuperemos nuestra soberanía alimentaria


Somos lo que comemos… suele decirse, y lo que ingerimos influye enormemente en nuestro nivel de salud, nuestro potencial mental, nuestras respuestas emocionales y nuestra capacidad para conectarnos espiritualmente.

Sin duda, tengo claro, de por vida, que cuanto más alcalino está nuestro cuerpo (nuestra sangre, tejidos y células) mayor bienestar integral alcanzamos y mayor es nuestro potencial creador.

Aquellos que controlan nuestro sistema (llámese élite), porque no hay que olvidarse de ellos, saben bien lo que digo, y la globalización está haciendo que un mismo sistema cultural se exitenda por el planeta entero… y entre esos aspectos culturales, la alimentación, la manera cómo cultivamos, cómo comemos, lo que comemos y cómo cocinamos son elementos que de un modo u otro intentan homogeneizarse… el fin de la parte oscura, como siempre,  el de controlar (y no liberar). Para eso estamos nosotros, los héroes, como en los mitos, que luchamos para liberar mientras los “malos” nos intentan controlar. Es una situación de tensión y conflicto que interpretada de manera mitológica y espiritual, puede ayudarnos a evolucionar, como el héroe en sus azañas,  ya que sin tensión, no hay esfuerzo de superación.

  •  El control de las semillas

Leo en un artículo de la excelente web informativa, Rebelión: “Todas las semillas transgénicas en el mundo son controladas por seis empresas: Monsanto, Syngenta, DuPont, Dow, Bayer y Basf. Son todas transnacionales químicas que se apropiaron de las compañías de granos para controlar el mercado agrícola, vendiendo semillas casadas con los agrotóxicos que ellas producen (herbicidas, insecticidas, etcétera)”.

Nos estamos quedado sin semillas naturales, porque las transgénicas están siendo patentadas y comercializadas, sustituyendo a las naturales, eso significa que quien tiene el control sobre las semillas, tiene el control sobre la fuente de alimento en el planeta… casi lo vuelvo a repetir, porque creo que uno no se hace a la idea de lo que implica, quien controla las semillas controla a la población mundial!!. Es muy fácil cortar el suministro de alimento a un país, como ha pasado en Egipto, como para que el pueblo se subleve, y como consecuencia, se impongan medidas de control todavía mayores… problema-reacción-solución.

Esta es una de las razones por las cuales algunos meses atrás proponía hacer bancos de semillas personales, cogiendo las semillas de comida ecológica, claro! Recuperar las semillas es recuperar nuestra soberanía alimentaria y nuestra independencia y libertad. Dejar nuestro alimento en manos de la élite, sólo nos llevará a un destino, la total esclavitud.

  • El tipo de alimento que ingerimos

Ingerir transgénicos no debe de ser muy bueno para nuestro ADN, nuestra conciencia y en defnitiva nuestro potencial humano. Pero ingrerir comida acidificante, tampoco. Somos una pila eléctrica, y para que las pilas funcionen necesitan un terreno alcalino (ph 7,4) para que la comunicación entre células fluya perfectamente.

Proveernos de comida acidificante… comida rápida, pitzzas, carne, pasta, dulces, azúcares refinados, sodas como Coca Cola, bollería industrial, etc., etc., sólo hace que enfermarnos y debilitarnos. Por eso preparé este post sobre la importancia de la alcalinización del cuerpo. Aquí la élite también lo hace muy bien, favorecer un tipo de industria alimentaria porque se sabe de raíz que favorece la enfermedad a largo plazo. Aquí las farmacéuticas se frotan las manos ante el negocio que van a hacer.

Los gorilas, los elefantes, las girafas, los caballos y muchos otros mamíferos con fuertes músculos son vegetarianos… sólo comen hierva y verdes… ¿cómo es que tienen esa muscultatura y fortaleza física? En otro post, hablaremos de ello. Pero lo que quiero transmitir es que el mundo vegetal tiene todo lo que necesitamos para estar sanos, fuertes y con claridad mental. En este otro post, hablaba sobre la importancia de la comida ecológica y dónde podemos comprarla.

Un último punto, es que si queremos un nuevo mundo, todas las especies deben ser respetadas del mismo modo que queremos que nos respeten a nosotros. Empatizar con el sufrimiento animal, verlos como seres sintientes nos permitirá desarrollar nuestra compasión y respeto  hacia ellos, dejando de comérnoslos simplemente por un tema cultural. No me cabe en la cabeza que una sociedad más evolucionada mate como hacemos hoy en nuestra civilización, sin honor, ni respeto ni como algo sagrado. Comer de esa industria es favorecerla y permitir que también lo hagan con nosotros, ya que lo que hacemos con los demás es lo que permitimos que nos hagan a nosotros. Y nosotros no somos el final de la cadena alimenticia…

  • Huerto urbano o casero

Aquí es a donde yo quería llegar con este post, pero los puntos anteriores eran necesarios. La idea aquí es la siguiente: haz tu propio cultivo de hortalizas y verduras. Yo soy el primero que lo está poniendo en práctica, con más o menos éxito, porque no es nada fácil, pero como ahora veréis empiezo a tener mis primeras cebollas, zanahorias, lechugas, guisantes y rabanitos!

¿Por qué? Por las razones anteriores y más:

huerto urbano

mi huerto urbano

  • Contribuimos a preservar y favorecer nuestra soberanía alimenticia
  • Contribuimos a preservar las semillas naturales
  • Nos alimentamos de comida ecológica, sin pesticidas ni transgénicos
  • Nos alimentamos con comida alcalinizante
  • Contribuimos al respeto de la naturaleza si comemos en verde
  • Contribuimos al mantenimiento del medio ambiente
  • Favorecemos (si cultivamos en el suelo) el enriquecimiento del terreno y la vida que lleva asociada
  • Aprendemos de los ritmos naturales
  • Aprendemos a cuidar a seres vegetales, a entender cómo crecen y qué influencias tienen
  • Aprendemos a querer a los vegetales, a tratarlos con afecto y gratitud por el alimento que nos van a dar
  • Favorecemos la polinización y proliferación de abejas y abejorros, tan importantes en nuetro ecosistema.
  • Aprendemos a reconocer plantas aromáticas, verduras y hortalizas.
  • Nos damos cuenta de lo inútiles que nos hemos (nos han) vuelto para algo tan básico como es cultivar nuestra comida, y lo dependientes que somos.

¿Qué es necesario?

  • La voluntad, ya sea por interés o por necesidad de hacerlo
  • Cierto tiempo para el cuidado y la atención necesaria
  • Un espacio donde le dé el sol
  • Una pequeña inversión en materiales y libros
  • Las ganas de contribuir a crear un nuevo mundo, porque lo cómodo es comprar en el super y favorecer inconscientemente a esa industria.

No pretendo ni mucho menos ser exahustivo con cómo cultivar, para eso están los libros y los profesionales, mi intención aquí es inpirar y animar a otros a que hagan lo mismo por los motivos que he explicado.

¿Qué materiales son necesarios?

  • Macetas de plástico como se ven en la foto, para ponerlas en la terraza o valcón.
  • Semillas a poder ser ecológicas, se venden en los gardens y tiendas de comida ecológica
  • Tierra ecológica, se venden en los gardens
  • Guantes y una pala para coger y mover la tierra.
  • Algunos planteles, donde poner las semillas para germinar
  • Fertilizante, yo utilizo el Humus Líquido Ecológico.
  • Personalmente dispongo de un pequeño invernadero, porque últimamente ha hecho mucho frío (cuestan entre 30 y 40 euros).
  • Agua buena para regar

Pasos a seguir:

  1. En función del espacio y de las posibilidades, decidir qué queremos plantar. Esto va en función del mes del año porque no todo se puede plantar en la misma época del año. Para saber qué se planta cuando, mirar calendarios biodinámicos, entre otros.
  2. Cogemos el plantel o semillero, lo llenamos de tierra y como se ve en la imagen, colocamos las semillas en la superficie de la tierra. No poner muchas para que si crecen todas, unas no obstaculicen el crecimiento de las otras.
  3. Una vez hemos puesto las semillas, les tiramos una pequeña capa de tierra encima para taparlas.
  4. Las regamos suavemente y guardamos el plantel en el interior para que esté caliente (ahora en invierno) y las semillas puedan protar. Lo ideal es regar el plantel con un difusor de agua (botella con espray), ya que es más suave y no cae tan pesado sobre las semillas. Éstas necesitan humedad y cierta temperatura para germinar.
  5. huerto personal urbano

    colocando las semillas en el semillero o plantel

    poniendo semillas huerto urbano

    poniendo semillas huerto urbano

    En mi caso, estoy plantando tomateras, rabanos, pimientos verdes, cebollas, albahaca y lechugas, que espero en los próximos meses podáis ver cómo crecen. Mi intención es hacer un seguimiento del proceso en la web, para que se vea el crecimiento y los pasos que voy siguiendo.

  6. Aquí podéis ver algunos de los cultivos que ya están en marcha, rabanitos, que están muy buenos, cebollas, puerros, lechuga, zanahorias, guisantes, entre otros:
  7. rabanitos huerto urbano

    mis rabanitos de mi huerto urbano

    cebollas de mi huerto ubano

    cebollas de mi huerto ubano

    zanahorias de mi huerto urbano

    zanahorias de mi huerto urbano

    guisantera de mi huerto urbano

    guisantera de mi huerto urbano

    el invernadero de mi huerto urbano

    el invernadero de mi huerto urbano

    Aquí podéis ver un pequeño invernadero que me protege los cultivos cuando baja la temperatura bajo cero, como ha hecho las pasadas semanas. De lo contrario la mayoría de los cultivos hubiesen muerto por congelación. Al semillero que os he enseñado más arriba, el cual está plantado hace una semana, iré actualizando con nuevos posts y fotografías sobre su evolución, por si alquien quiere seguirme en esta andadura! Esto es todo por hoy!

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar